miércoles, 20 de febrero de 2013

MARIHUANA ADICTIVA

La marihuana parece haberse convertido en un "derecho de paso" entre nuestros jóvenes. La gente parece creer que la marihuana no es una sustancia peligrosa y no es adictiva porque es “orgánica” o “natural". Demos una mirada desde el punto de vista científico) a la evaluación de lo que en realidad ocasiona la marihuana y las consecuencias que están relacionadas con su uso.

El abuso de drogas y la adicción al igual que el abuso de alcohol y alcoholismo por lo general comienza en la adolescencia. No necesariamente implica que la persona se vuelva adicta cuando adolescente, pero en esa etapa de la vida es donde se inicia el consumo. La adicción y el alcoholismo son enfermedades que progresan a través del tiempo. Según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA por sus siglas en inglés) al comparar una persona que empieza a beber a los 21 años con una persona que empieza a beber a los 15 años, se reducen las probabilidades de desarrollar problemas con el alcohol en un 70%. Es un número impactante!

El uso de la marihuana, al igual que el alcohol, es un proceso insidioso. La caída de una persona puede ser lenta por lo que nuestras expectativas tienden a reducirse a lo largo del tiempo debido a que los cambios pueden ser muy sutiles. Sin embargo, si se observa la caída de un año al siguiente, los cambios son más evidentes.

COMO SE SABE SI UNA SUSTANCIA ES ADICTIVA

La dependencia se identifica por los síntomas de abstinencia. Las personas que han usado marihuana frecuentemente han reportado síntomas de abstinencia que no se limitan a la ansiedad, sino podrían manifestarse como aumento en la paranoia, cambios en los patrones del sueño, cambios en el apetito, irritabilidad, ansias y señales de depresión.

La mayoría de las personas creen que la marihuana que se consume hoy en día es la misma que se consumía en los años ‘60. Está más que claro que no es igual. De 1996 al 2008 la potencia de la marihuana ha aumentado en un 175%.

Un millón de personas fueron internadas en centros de tratamiento por abuso o adicción a la marihuana en los EEUU durante el 2010. El total general de personas que pasaron por centros de rehabilitación por adicción a la marihuana fueron 2.6 millones. En menores de 18 años, se ha visto un aumento de 492,1% en las internaciones en Centros de Rehabilitación. Esto era algo inaudito en los años 60, 70 y 80.

La gente cree que la marihuana es natural y que no es cancerígeno. Los estudios indican que esta creencia no es precisa. Se ha encontrado que el humo de la marihuana contienen más agentes causantes de cáncer que los que se encuentran en el humo del tabaco. El examen de tejido pulmonar humano que había sido expuesto a humo de la marihuana durante un largo período de tiempo en un laboratorio reveló cambios celulares llamados metaplasia que se considera precancerosa. En pruebas de laboratorio, los alquitranes del humo de la marihuana han producido tumores cuando se aplica a la piel animal. Estos estudios sugieren que es probable que la marihuana pueda causar cáncer si se utiliza un periodo prolongado.

La Administración de los Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA por sus siglas en inglés) realizó un estudio en el que se encuestó a consumidores de marihuana entre las edades de 12 - 17. Los resultados de este estudio muestran que hay consecuencias relacionadas con el consumo de marihuana. Voy a destacar algunos de los números que me impresionaron:

Declaración:

Frecuencia de uso:

1–7 días a la semana

Uso en el último año

Prefiero estar sola.

40.5%

30.1%

Estoy infeliz, triste o deprimida.

40.3%

22.6%

Me siento sola/o.

46.8%

2.4%

Siento que nadie me quiere.

25%

12.9%

Pienso en suicidarme.

24.4%

8.4%

No me llevo bien con otros adolescentes.

33.2%

18.6%

Reacciono sin pensar en lo que hago.

63%

43.7%

Mis tareas escolares están mal hechas.

58.5%

29.8%

No me siento mal ni culpable después de haber hecho algo que sé que no debería haber hecho.

57.7%

32.4%

Me asocio con chicos problemáticos.

68.1%

32.7%

Miento o hago trampa.

46.6%

25.9%

Robo cosas de mi propia casa.

23.9%

3.5%

Robo cosas de lugares ajenos.

33.5%

6.1%

Falto en mis clases o directamente al colegio.

60.2%

10.7%

Uso alcohol o drogas para fines no medicinales.

76.4%

8.3%

Trato mal a otros.

45.8%

30.1%

Soy desobediente en el colegio.

58.7%

24.0%

Me meto en peleas.

37.1%

13.5%

Ataco a la gente físicamente.

25.9%

6.8%

Amenazo a la gente que les haré daño.

37.6%

13%

Mi humor o mis emociones cambian en forma abrupta.

62.2%

44.9%

He llevado cosas de una tienda sin pagar por ellas.

43.9%

6.5%

He conducido bajo la influencia de alcohol.

20.4%

1.0%

He conducido bajo la influencia de drogas.

28.9%

0.1%

He vendido drogas ilegales.

29.4%

0.3%

Creo importante para nosotros, como adultos y padres, escuchar a los niños. Es nuestro deber poner límites, y expectativas. El consumo de drogas y alcohol no es un “derecho de paso” y no tiene por qué formar parte de nuestra "cultura". Existen demasiados riesgos. Nuestros hijos están creciendo y un día serán adultos. Queremos que sean felices, exitosos y bien adaptados. Tenemos que enseñarles a autorregularse y vivir dentro de las reglas. Hoy establecemos las reglas que deben seguir . . . un día no muy lejano ellos mismos fijarán sus propias reglas – y esperamos dejarle un legado claro y correcto con los límites que hoy en día le ponemos. Tenemos que ser padres de nuestros hijos y no sus amigos. Los amigos suelen respaldar la toma de malas decisiones.

NO DEJES QUE TUS HIJOS HAGAN LAS COSAS INCORRECTAS!!